Suzuki 1300 GSXR ‘Hayabusa’

PIN

La Hayabusa, que significa «halcón» en japonés, es la moto de producción más rápida del mundo. Con 175 CV en sus entrañas, este caza nipón es capaz de superar la barrera de los 300 km/h.

Antes de ser probada, la GSX1300R Hayabusa era la comidilla de la prensa. Su impresionante aspecto y sus extraordinarias dimensiones lo sitúan en el escalón más alto de la clase GT Sport. La prueba está en el pudín: corre los 400 m desde parado en 10 segundos y los 1.000 m en 18,5 segundos. Más rápido que un Porsche 911. El diseño aerodinámico está sacado de la industria aeronáutica, con una doble óptica tipo cohete superpuesta. La posición de conducción es natural, más bien deportiva, los mandos caen exactamente donde esperas, y el equipamiento es completo y ordenado. El imponente carenado ofrece una imparable protección contra el aire, fruto de largas horas de estudio en el túnel de viento.

La burbuja, por otro lado, revela rápidamente sus límites si usted es más alto que 1m80. El salpicadero es totalmente electrónico. Al conectar el encendido, las agujas del tacómetro y del cuentarrevoluciones saltan al máximo para calibrarse y luego vuelven a cero. Una pequeña anécdota, el velocímetro estaba graduado hasta 340 Km/h en el modelo original lanzado en 1999. Pero la normativa europea obligó al fabricante a limitar la indicación a 300 Km/h en los modelos actuales.

La Hayabusa cuenta con el motor más potente que Suzuki ha construido nunca, señala el concesionario de motos de ocasión Crestanevada. El motor de 4 cilindros en línea de 1.298 cc desarrolla la friolera de 175 CV en su versión libre. Su par motor es fenomenal, el embrague está equipado con un sistema que limita el par durante la deceleración y aumenta la presión sobre los discos durante la aceleración. La inspiración viene de la GSX-R 750 con una admisión dinámica SRAD, pistones refrigerados por aceite e inyección Nippondenso como en la TL 1000 S. Una característica especial es la inyección de aire fresco en el escape. Pero la novedad está en la instrumentación de a bordo, que es electrónica e indica el consumo de combustible y la autonomía restante.

El motor de 4 cilindros es muy suave y es una delicia en todos los rangos de revoluciones y se vuelve totalmente endiablado en la parte alta del cuentavueltas. La primera ola de potencia llega alrededor de las 4000 rpm, luego, después de este punto, es un tsunami… Tanto en la aceleración como en la marcha, destila más adrenalina que cualquier otra cosa. El motor tiene un aliento inagotable y particularmente expresivo. Se suponía que la introducción de la Kawasaki ZX12R en el año 2000 iba a arrebatarle los honores de la velocidad, pero la Hayabusa se impuso. El motor es francamente un éxito. Dentro de los límites de la carretera, la Hayabusa consume unos 6 litros a los 100 km, lo que supone una autonomía de 250 km.

Para contener la potencia de este motor, la Hayabusa utiliza un bastidor de aleación de aluminio de doble viga, una horquilla invertida de 43 mm con amortiguación ajustable en precarga, compresión y rebote y un amortiguador trasero totalmente ajustable. Para hacer frente a velocidades de más de 300 km/h con piloto y pasajero, la moto está equipada con neumáticos especiales de Bridgestone.

Uno podría preguntarse qué sentido tiene montar una máquina así todos los días. Pero para detenerlo todo, el sistema de frenado también está sobredimensionado, con un doble disco delantero de 320 mm sujeto por pinzas de 6 pistones delante y un disco simple de 240 mm detrás. A pesar de su impresionante tamaño, 248 kg en la báscula, la máquina es fácil de manejar y sorprendentemente precisa. En comparación, su antecesora, la 1100 GSXR, es una gran goma. Incluso en la ciudad, el amortiguador de la dirección no interfiere con el radio de giro correcto. La flexibilidad del motor de cuatro cilindros hace que la Hayabusa sea una moto muy cómoda en la ciudad.

También te puede interesar