BMW R 1200 GS: Una viajera infernal

PIN

BMW lanzó el concepto de la gran moto trail bicilíndrica en los años 80 con la R 80 GS. Todavía en casa en la carretera y en los caminos de tierra, potente y lo suficientemente cómoda para los viajes largos, la GS es el instrumento ideal para los motociclistas que buscan un viaje largo.

Afortunadamente, una moto es algo más que números, señala el concesionario Crestanevada de motos de ocasión en Granada. Pero si se trata de 15 caballos reales y 30 kilos menos en una de las mejores motos trail de la actualidad, es suficiente para sentirse bien. Si se añade un chasis más rígido y unas masas mejor centradas, el efecto es inmediato.

A pesar de las respetables dimensiones de la bestia, la altura regulable del asiento permitirá a los pequeños comprobar que la talla es la adecuada cuando los pies tocan el suelo. En cuanto al motor, el aumento de potencia ha ido acompañado de la desaparición de las vibraciones que se notaban especialmente al levantar la moto.

Sigue siendo igual de suave y lleno de par a bajas revoluciones, y no rehúye las revoluciones, sobre todo porque está bien ayudado por la nueva y más precisa caja de cambios. La aceleración se nota claramente, haciendo olvidar el aumento de la velocidad de crucero.

Con la nueva posición de conducción, que roza la perfección, y el parabrisas ajustable manualmente, la magia puede ocurrir. Porque la GS tiene ese «je ne sais quoi» que te hace querer ir más allá, más allá del horizonte. Y, desde luego, no es la suspensión lo que le detendrá. Aunque al asiento le vendría bien un poco más de mullido, el efecto antidesplazamiento de la horquilla Telelever Motorrad de BMW se aprecia tan rápidamente que te olvidas de los sistemas convencionales.

Esto es bueno para la tranquilidad del piloto y del pasajero, por no hablar de la precisión de la colocación en la entrada de las curvas. Y por una buena razón, la dirección ligera es diabólicamente eficiente y lo sigue siendo durante las excursiones fuera de la carretera. Incluso cuando la rueda delantera queda atrapada en un carril, es fácil sacarla con una mano ligera, siempre que se tenga una talla acorde con la moto. Estas características hacen que se adapte fácilmente a diferentes tipos de terreno, haciendo que la improvisación sea el reino de la GS 1200.

En cuanto al sistema de frenado acoplado con ABS, permite burlarse de los superpuertos e incluso hacerlos sonrojar. Para los que no les guste el sistema, se puede desactivar pulsando un botón. Los demás apreciarán rápidamente la seguridad adicional que proporciona este sistema en caso de una sorpresa desagradable. ¿Una cabra, una vaca, un cerdo salvaje o un tren al final de una curva ciega? Sólo hay que tirar de la palanca sin preocuparse por el mundo y sin miedo a que la rueda delantera se vaya al suelo.

A menudo se utiliza en exceso, la palabra versatilidad parece haber sido inventada para este BM. ¿Otro ejemplo? La gama de accesorios, aunque no sea especialmente generosa, es un verdadero punto fuerte. El top case está equipado, como las maletas, con un sistema que permite variar su volumen en un santiamén. Su placa permite instalarla rápidamente y ofrecer un apoyo a la espalda del pasajero. La R 1200 GS puede hacerlo todo y no te negará nada. Carreteras, autopistas, caminos, solo, a dúo sin preocuparse de nada más que de repostar de vez en cuando. Protegido tras el parabrisas y los protectores de manos originales, sólo las rodillas están expuestas a los elementos. Al estar a caballo entre este BM le entran unas ganas irrefrenables de sacar sus mapas del mundo y desplegar esos cilindros. Pocas motos tienen un efecto tan… Lo peor es que dura…

 

También te puede interesar