Colocación de implantes dentales y restauración de implantes: ¿Cuál es la diferencia?

PIN

La falta de dientes puede ser perjudicial para su salud y bienestar general. Pueden causar dientes torcidos, afectar la salud de sus encías y mandíbulas, e incluso impactar su estructura facial. Además de dañar su salud oral, la falta de dientes también puede afectar a la apariencia de su sonrisa y afectar a su confianza.

La mejor manera de corregir los dientes perdidos es visitar a su dentista para discutir sus opciones. Muchos pacientes eligen los implantes dentales como solución duradera y de aspecto natural a la falta de dientes. Un implante dental se realiza en dos fases: la colocación del implante y la restauración del mismo. ¿Cuál es la diferencia, y necesita ambos procedimientos? Siga leyendo para descubrirlo.

¿Qué es un implante dental?

Un implante dental es una raíz dental artificial colocada quirúrgicamente en el hueso maxilar para proporcionar una base para los dientes de sustitución fijos o extraíbles. Un implante dental consta de tres partes:

Un implante, que se fija al hueso maxilar para que actúe como raíz de los dientes de sustitución.

Un pilar que se une al implante para sostener la prótesis dental.

Una prótesis dental, como un puente o una corona, que es la parte visible de la restauración del implante. Las prótesis dentales pueden ser de porcelana para conseguir un aspecto más natural.

Los implantes dentales están diseñados para fusionarse con el hueso, por lo que duran años si se cuidan bien. Tienen varios beneficios, como prevenir las caries y la pérdida de hueso, mejorar el habla y la fuerza de mordida, dar soporte a los dientes adyacentes y mejorar la apariencia de su sonrisa.

Colocación de implantes dentales

El primer paso del tratamiento con implantes dentales es la colocación del implante, puntualiza la dentista Dra. Cecilia Almagro. Un implante es un pequeño tornillo que actúa como una raíz dental artificial para una restauración con implantes. Los implantes dentales requieren una densidad adecuada de la mandíbula para crear una base firme para una prótesis dental. Si su mandíbula es demasiado delgada, es posible que necesite un injerto de hueso antes de la cirugía para proporcionar una base más fuerte para el implante.

Durante la colocación del implante dental, su dentista o cirujano oral accederá a su mandíbula a través de las encías para fijar el implante. Después del procedimiento, su dentista puede ofrecerle prótesis dentales extraíbles para ayudar a la estabilidad y apariencia de su mordida durante la recuperación. Por lo general, la cicatrización tras la colocación del implante tarda entre tres y seis semanas. Durante este tiempo, el hueso de la mandíbula crece alrededor del implante y se fusiona con él a través de un proceso llamado osteointegración.

Restauración del implante

Una vez que se haya curado de la colocación del implante, puede volver a visitar a su dentista para que le haga una restauración del implante. Su dentista o cirujano oral le pondrá bajo anestesia y conectará el pilar al implante. Las encías pueden tardar unas dos semanas en cicatrizar antes de que se le coloque la prótesis dental. Su equipo de atención dental personalizará sus dientes de sustitución según el número de dientes que le falten, su tamaño y el color de los demás dientes. A continuación, conectarán su diente o dientes de sustitución al pilar, completando así la restauración del implante.

Conclusión

El tratamiento con implantes dentales puede cambiar su vida, permitiéndole sonreír e interactuar con confianza en situaciones sociales. También puede ser una solución permanente a los problemas de salud causados por la falta de dientes. Si ha perdido algún diente por daños o caries, los implantes dentales pueden suponer una serie de beneficios y mejorar su calidad de vida en general.